martes, 22 de febrero de 2011

El Lenin de los océanos

Esta mañana soplaba Levante. Mañana cálida. Hemos anclado frente a un paraíso fiscal.

Me he subido en un tonel, como un Lenin de los ecéanos, y adoptando la más digna de las estampas marineras, les he dicho a todos (No tenemos 'todas'. Así vamos, encallecidos, y no precisamente por andar trajinando con cabos).

-¡Marineros! la cosa está muy jodida; chunga, pero chunga de verdad. Vamos a tener que alargar la jornada y reducir el rancho, el ron y la paga.

-¿Joooderrrr!-Han contestado todos en coro.

-¡Todo sea por mantenernos en el mar, porque si no es así, nos hundimos!- He aseverado muy puesto, con voz potente y ceño fruncido.

-¡Bueeenooo! han vuelto a cantar todos.

"Qué lindos, qué buenos, qué responsables, qué gilipollas." He pensado, subido allí arriba, melena al viento, ojo avizor.

-¡Venga, a las labores! ¡Se me van disolviendo!

Y dicho esto, he ordenado que no me molesten. Me he encerrado en mi camarote y me he puesto a jugar con la Play. Soy España. Voy a jugar otra vez la final del mundial. ¡Se van a cagar los holandeses!

RETRETA
Que no le pongan cuña a Esperanza Aguirre en la habitación, como a todo hijo de vecino de un hospital público madrileño
.

2 comentarios:

  1. ¡¡Ahh!! ¡Bribón!, que has dilapidado fortuna ganada... a base de hormigón, ¡así te hacía yo unos zapatos... del mismo conglomerado!, pá hundirte en lo más profundo de la mar. ¡Ay Capitán traicionero...! que ya mismo te doy caza, pa encomendarte... al zapatero. ¡Tú!... que has conformado a tu tripulación con menos rancho, más trabajo... y menos ron, presa fácil para mi revolución, y en tu suerte... para tu perdición.
    ¡Disfruta Rufián! ¡disfruta! ahora que puedes y ventaja le llevas a mi barco, pero en nada... te doy caza, pues tu nave lenta viaja que los mares, parecieran estar de acuerdo con mi venganza. Del palo mayor... pretendo colgarte, y después calzado de zapatero estrenado, a los tiburones arrojarte, ¡así pagarás tus fechorías! ¡malandrín y bribón!, que reído te has como de toda una nación... en tu tripulación. Al que te defienda de tu muerte... correrá la misma suerte, y los que afanados en mi barco quieran ser, ¡gozo! ¡fiesta! y ¡rancho! han de obtener. Tú no sabes respetar reglas... de buen marino, y que con engaños, has logrado servidumbre para complacerte con buen vino..., ¡Capitán de pacotilla!...ardo en ganas de pasarte por la quilla, haber si hay cojones y esperanza en mi España, de que al amigo Jones... permita cuña en las habitaciones. ¿cómo coño quieres... pié firme en la cubierta, después de una reyerta... que a vida o muerte nos tiene...? ¡Haber Capitán Jones!... más que divertirte, ve rezando...tus oraciones.

    ResponderEliminar
  2. Jones tus piratas se te están revolucionando, ¿ cómo lo permites ? Te cazarán cuando bajes la guardia y estés de ron hasta arriba. ¿ Mira que racionar la comida y la bebida ? Maldito Capitán de este barco que se hunde! Deja la borrachera, la "chulería" y arrima el hombro para no hundiros!

    Allí no sé, pero la cuña no debería de ser nueva, sino lavaba en lejía pura y dura. Una habitación compartida y que vea el sufrimiento del pueblo

    ResponderEliminar

Dí lo que quieras.